Puertas abiertas
mariposas en vuelo
buscan noticias.

domingo, 22 de agosto de 2010

La verdad de Uxa


imagen:Arteguia


¿La verdad? No, la verdad,
y ven conmigo a buscarla.
La tuya, guárdatela.
(Antonio Machado)


A Belit-Seri

La verdad es algo tan abstracto, tan inasible que, en contra de todas las teorías debería ser menos objetiva y no estar sujeta a tiempos ni a espacios. A ella se llega con el conocimiento, siguiendo teorías y valorando definiciones. Sin embargo, para encontrar esa verdad has confiado demasiado en los mitos y en las leyendas, distanciándote de todo lo que la lógica nos enseña. En una ocasión me dijiste que la verdad "era lo más noble que un dios puede conceder", y en un exceso de buena fe has resuelto las dudas y crees haber descifrado la voz del camino, el lenguaje de nuestra peregrinación. Ahora, dices, ha llegado el momento para mí de conocer la verdad sobre tu nombre, y hacer realidad la promesa hecha a la sombra del sicómoro, en la tierra dorada de nuestros mayores. Pero Belit, cuántas ofrendas te ha costado, cuántas guerras luchadas y cuántos oráculos has tenido que consultar, para que el que dices ser tu nombre, Atho, no sea sólo un sueño que no has conseguido atrapar.

La suerte de los Iniciados no va a estar siempre a nuestro lado. Te enfrentas a los dioses al descubrir tu nombre, y olvidas que al provocar su enojo puedes quedar encadenado a una rueda de castigo por haber luchado contra tu destino, según me advertiste en una ocasión. Ocupar el sitio de los dioses puede ser peligroso. Temo que los días estén contados para nosotros, y yo continuaré sin verte, Atho de Jazaria, si haces honor al nombre que llevas y sigues errante los caminos invisibles del tiempo.

Me escribes desde la India, donde la guerra te alcanza de nuevo. ¡Deja atrás el fanatismo del guerrero y olvida la vanidad del escriba! La palabra desnuda tiene la misma fuerza que una espada, pero debe no herir. Ahora que conoces los versos de Rumi te sentirás inspirado por su poesía que cambiará tu corazón. Su lenguaje es el camino que te lleva al saber y a la espiritualidad. De esta manera descubres que hay otros caminos en la vida y que cada uno tiene su propia Verdad.

En Compostela, en el Pórtico de la Gloria, hay una Verdad, la Eterna, escrita en el libro que sostiene en su mano izquierda el Salvador. Entenderás que mi camino tampoco tiene ya incognitas, pues fue en el camino al Apóstol donde encontré mi verdad. Un camino que me exigió esfuerzo y me inició en el conocimiento de la naturaleza y en el lenguaje de los símbolos. La convivencia con los demás peregrinos, el arte, el paisaje, la vegetación, me ha hecho consciente de ser una parte más de un todo en la vida y que la vida es caminar. Esta experiencia ha transformado mis sentimientos, tengo quizás otros comportamientos, pero no ha hecho de mí otra persona. Como dijo el filósofo, "el hombre es un ser que ha de dar testimonio de lo que es", yo sigo siendo Uxa y tú estás predestinado a ser siempre Belit-Seri para mí.

Uxa

2 comentarios:

Mistral dijo...

Me alegra saber que encontrases tu verdad. Cada uno tenemos, buscamos o encontramos la nuestra, aunque a veces no es fácil reconocerla.

Un placer leerte
Saludos cordiales

EVA MAGALLANES dijo...

Estimada Pilar... que en el camino vamos construyendo verdad para nuestro Ser, no cabe duda.
También es verdad (já!)que la palabra Verdad, tras los soberbios principios de la razón, tras las instituciones que han convertido verdades vivas en dogmas muertos o peligrosos... ha caído en un tremendo desprestigio. Creo que cuando la verdad institucionalizada genera daño, exclusión, discriminación, prepotencia... deja de ser válida, quizá un mejor paradigma es no dañarse a si mismo ni a los demás.
Un gran abrazo y me alegra tu regreso!