Puertas abiertas
mariposas en vuelo
buscan noticias.

martes, 2 de noviembre de 2010

¿Qué extraños sucesos nos esperan?



El futuro -ese horizonte que todavía no habíamos hecho nuestro- nos ha alcanzado y hemos perdido la noción del tiempo. Los años nos han sorprendido indiscretos entre conjuros y ausencias, pasiones manipuladas y una atracción que ha ido encadenando nuestras letras hasta convertirlas en leyendas. Así hemos escrito historias con imágenes que quedan atrapadas en capítulos sin fechas y sin nombres. Para escribir sobre la vida -me dijiste en una ocasión- en el pasado, en el presente y en el futuro, hay que volverse pájaro de plumas grises. Pero la vida es una constante de encuentros fallidos y desplazamientos que tienen mucho de enigmáticos. Más vale no recordar -ni exigir otros mundos- porque solo recobraremos una verdad deformada. Nada de fantasías mal entendidas, ni ofrendas, ni disfraces que puedan engañar.

Me escribes desde Siwa; de nuevo estás cerca de tus raices. Me gustaría conocer esa tierra de palmeras en el oasis, aunque hay quién dice que es un sitio de mala suerte pues es donde habita el dios maligno Seth. Tú, que has estado en el ejército del Faraón, tienes que saber del valor estratégico que posee; su situación geográfica sirve de defensa a todo el valle del Nilo. Parece ser que existen muchos mitos alrededor de sus orígenes. A ella acuden los que como tú quieren respuesta divina y consultan al oráculo de Amón. He oido decir también que hay una gran riqueza, que se cultivan los olivos y los dátiles y que se trabaja la plata y la cerámica. Tienes suerte de estar ahí, quizás te muestren el Manuscrito de Siwa, que lo guarda una de las familias más importantes, y en el que podrás leer e informarte de las costumbres del lugar y sus habitantes, como es el matrimonio entre hombres, entre otras cosas.

Mientras tanto, el péndulo del tiempo oscila demasiado rápido y se hace dueño de tus pasos y los míos. Mañana estaremos viviendo ya el futuro, y tú continuarás viaje hacia Muluk. Para ti la tierra, el horizonte y el aire. Conmigo quedará el olvido y la soledad. Estoy dispuesta a luchar contra cualquier presagio que malogre nuestra historia, aunque no sé si en mi fantasía podré hacer realidad la figura de aquel incansable cazador de sueños, silencioso y fiel como buen escriba. Para mí no hay oráculos ni magias ninguna, sólo aceptando las enseñanzas del Supremo Gadu, reconociendo su origen y respetando su carácter puedo llegar a conocer la Verdad y descifrar su nombre, letras furtivas apenas alojadas en el papel.

Uxa

4 comentarios:

Javier Martinez V. dijo...

Me agrada la finesa con la escribes; ese estilo tan pedagógico con el que de a poco nos inyectas cultura en cada uno de tus textos.

Un gran abrazo.

PD: Esta es la dirección de mi nuevo blog: http://malecongrau.blogspot.com

Marina Fligueira dijo...

¡Ya he llegado!
Es una belleza de relato, donde escribes una carta describiendo lo que as visto y recorrido. Con freses tan... correctas y hermosas.
Oye, Siwa o Siwah, aunque yo no tengo un gran conocimiento, algo he leído y creo que es una ciudad situada al oeste de Egipto, localizada cerca de un oasis homónimo, cerca del mar de arena egipcio. Tengo un deseo grade de visitar Egipto. Gracias por compartir tu sabiduría. Un abrazo. Y se feliz. Marina.

Veronica Curutchet dijo...

La exquisitez de tu escritura transporta a esos sitios que describes Pilar. MIl besos!

don vito dijo...

Hola Pilr,un placer leer tus letras, eres muy amable, te quedo muy agradecido....aquí me quedo...pasa buena tarde, besos.