Puertas abiertas
mariposas en vuelo
buscan noticias.

domingo, 1 de marzo de 2009

El Maestro de los Maestros



"Donde caen las pisadas del Maestro, los oídos de aquellos preparados para su enseñanza se abren de par en par"
EL Kybalion

Este año no han dado fruto los sicómoros y no ha sido necesario ofrecer incienso a Aton. Como era de esperar no me ha querido revelar tu nombre; ya sabes, no le gustan las súplicas ni las lamentaciones y lo único que pide es adoración y alabanzas. De Avaris llegaron noticias de una gran victoria, y ahora esperan aquí la vuelta de los guerreros de Ahmosis. Dicen que han encontrado en Punt un verdadero jardín de las delicias. Osiris, satisfecho, hace otra vez presente su dualismo, y después de tantas muertes fertiliza estas tierras negras.

Pero yo tengo que seguir. El optimismo ya me va dejando abandonada. Hago indagaciones pero nadie sabe nada de un escriba que acompañe al Faraón. Dyehuty tampoco tiene noticias tuyas. ¡Me pregunto si existes! De Tirencias ya no puedo esperar nada. No honró el silencio, y el viento lo vengó arrancando palabras de su boca. Así aprendió duramente que la verdad es un poderoso veneno. Ahora muere en el camino a Delfos. Y Minerva…¡ah, ya!… Minerva es otra cosa. A pesar de lo que se piense de ella obra siempre con prudencia y sosiego.

A mí no me queda más que dirigirme al Gran Sacerdote, que es tres veces grande, El Revelador. Él me inicia en el conocimiento de lo hermético, lo universal. Me dice que seré capaz de conocerlo y que debo tener la voluntad y la esperanza de lograrlo. Si sigo el camino que conduce al bien, La Verdad saldrá a mi encuentro y aparecerá ante mis ojos en el lugar y tiempo en que menos espere, pero que no debo olvidar que todas las verdades son semi-verdades, que todas las paradojas se pueden reconciliar.


Con la voz del Maestro en mi oído intento encontrarte, Belit-Seri. Se ha reforzado mi deseo del Conocimiento, que es el principio de todo, y no desisto de descubrir el secreto de tu nombre. En silencio lo voy repitiendo, mientras busco ese árbol del que dices es inmortal. No es el árbol, sino el que come del fruto el que no muere.
Desde la montaña K´uen-luen. Uno de los paraísos del Más Allá.
Uxa

2 comentarios:

Layla dijo...

Melusina ha hecho referencia a tu blog y aquí estoy conociéndote. Te leo y te descubro y de a ratos pienso que me veo a mi misma.

Layla

Letizia dijo...

Las príncesas a veces nos enamoramos de escritores. Te lo digo yo por experiencia previa.

Besos de Princesa