Puertas abiertas
mariposas en vuelo
buscan noticias.

martes, 28 de abril de 2009

En manos del destino

Foto:Wikipedia



"Lo que el destino escribe, escrito está. Ni toda tu piedad ni toda tu astucia conseguirían tachar una sola linea; todas tus lágrimas no lograrían borrar una sola palabra"
KAYYAM.

En estos días se respira un aire de reformas. Los templos rebosan de ofrendas en agradecimiento por la victoria: está confirmado que la huida de los hicsos ha sido completa. Todavía seguimos esperando el regreso del Faraón y su ejercito, aunque parece ser que su ausencia va a durar algún tiempo: se habla de proseguir la marcha hacia la isla Sai, más al sur. ¡Hay tantos rumores! … Todos estamos agradecidos a Ahmosis, al que sentimos más cerca - no tan distante y absoluto - convertido en el héroe. He visto a Nefertiri, acompañada de la que también es su suegra, cuando hacía el recorrido hacia el templo. Pronto se hará visible su nueva maternidad. ¡Qué Isis la proteja!

Tus palabras no me han traído descanso ni alegria, son palabras de un soldado endurecido por la vida que lleva. Esperaba más. Mi corazón está aún arropado por las sombras de la incertidumbre y mis ojos han robado humedad al Nilo. Ya sé que pasaste el Eúfrates, ese río extraño que va aguas abajo yendo aguas arriba, y que has estado en Tiro. Te diré que sobre Fenicia cuentan muchas historias, y sobre ellos, los fenicios, que son los recaderos del mundo por lo que llevan y traen de mercancias. Pero de Tiro, sí, esa ciudad que visitaste, dicen que todo gira alrededor de su dios Melkart. Un dios sangriento y temible cuando exige sacrificios humanos y prostitución. Los Pilares que tú has visto en el templo habrán sido testigos de muchas muertes. Yo prefiero mi ciudad y mi vida. Han ofrecido un puesto a mi padre para mí en la corte: Supervisora del Guardarropa. Estoy orgullosa. Sobre todo ante los que dicen que instruir a una mujer es como plantar en un terreno arenoso de superficie dura. Como ves, el conocimiento de la escritura es un privilegio que tú también conoces. Tu maestría en ella te hace tan poderoso como nuestro rey: los escribas son el lazo esencial entre el soberano y los súbditos. Esto me hace pensar a qué poderosa casta pertenecerás tú …

Mientras tanto tengo que terminar el camino que me tracé. Me siento cansada, Belit-Seri, y decepcionada. Esperaba mucho más de tí, y mis investigaciones no han tenido – hasta ahora – los buenos resultados que esperaba. De mi visita a la Escuela de Escribas en Mut no he conseguido ninguna información. La escriba Idut no puede ayudarme, tu nombre no figura en el libro de Los que recibieron el Cálamo, y, excepto que ahora sé más de papiros, resina de pino, tinta de goma, tinteros y estuches, de tu persona no existe ninguna luz. El nombre es uno de los elementos primordiales del hombre. Es un elemento mágico, y yo, al igual que Isis ansiaba conocer el nombre secreto de Ra, también quisiera conocer el tuyo. Está visto que no tengo la argucia de la diosa para conseguir que me lo reveles. Ella era una mujer de poderosa palabra, don con el que yo no cuento. ¡Qué Seshat y Thot me protejan!

Ishhara aún tiene mi promesa de encontrarlo. ¿Hasta cuándo voy a terner que buscar? ¡Sólo Shai lo sabe! …

Uxa

2 comentarios:

azpeitia dijo...

Nefertiti, ha sido siempre para mi una referencia importante en el arte antiguo....tengo en mi casa una reproducción fantástica realizada por los alumnos de la escuela de arquitectura de Madrid...sabes que tu blog es un rincón acogedor de cultura en el que me gusta refugiarme para leer tus textos, sensibles y llenos de originalidad...un beso muy grande de azpeitia

Goathemala dijo...

Es un placer leerte, tienes una gran calidad literaria. Me gustó mucho en especial esta frase:

"Mi corazón está aún arropado por las sombras de la incertidumbre y mis ojos han robado humedad al Nilo."

Saludos.