Puertas abiertas
mariposas en vuelo
buscan noticias.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Amor vincit omnia


Petra

El cielo gobierna los acontecimientos del mundo sin ser visto; esta acción oculta del cielo es lo que se llama destino
(Confucio)

No menciones a los dioses, Belit-Seri; hace ya tiempo que dejé de percibir lo sugestivo e incitador de un lenguaje que agoniza en el silencio de la Verdad. Ya he desistido de ritos y ofrendas, he roto con las tradiciones impuestas en el Libro Sagrado de la Vida, pero sigo siendo fiel a los sueños y al sortilegio de las imágenes y palabras. Vuelvo a sentirte cerca, ahora que me has hecho comprender que la falta de noticias no siempre anuncia la cercanía del olvido. Sí, Belit-Seri, hay tantas conjugaciones de ternura en tus letras que han convertido el silencio en una poesía vulnerable de seducción. Eres el favorito de los dioses, pero nada de esto te librará de seguir siendo el guerrero que combate entre lo irracional del corazón y el deber de ser fiel a su rey. Escribes sobre triunfos y lugares conquistados, pero la victoria no está decidida aún y hay quien piensa que tendrán que librarse todavía varias batallas para ejercer el control en Kush y Canaán.

Belit-Seri, no eres tú sólo el que caminas, yo también siento que esta búsqueda inquieta de nombres y circunstancias me aleja cada vez más de ti. Mientras llegas al Eufrates, yo debo encontrar el Árbol del incienso que, como sabes, necesito como remedio de curación. Por fin hoy he llegado a un nuevo lugar de encuentro de caravanas y viajeros. ¿Has oído hablar de la ciudad rosa? Es un lugar dificil de acceder. En un paisaje abrupto y al mismo tiempo maravilloso, entre valles angostos y montañas erosionadas por el agua, descubro esta ciudad de piedra. Sus casas y templos, excavados en la roca, desprenden una luz tornasolada que sorprende a los viajeros por su intensidad. Este lugar es un centro importante en la ruta de las caravanas y esto se aprecia en las calles. Hay un trasiego de mercaderes ofreciendo sus mercancías, especias, seda, marfil, perfumes y, por supuesto, incienso.
Me quedaré unos días más aquí. Es interesante observar a esta gente, los nabateos. Dedicados a la agricultura y con una sensibilidad especial para el arte, son conocidos por sus habilidades en la distribución del agua y también por su sistema de escritura. He recorrido la ciudad y me sorprende la arquitectura de sus viviendas. He visitado los templos, entre ellos el Qasr al Bint –consagrado al dios supremo Dushara– y Al Khazneh. Como te decía, hace tiempo que he dejado de oír el lenguaje de los dioses, pero aquí ante la grandeza de estos templos y del trabajo de los hombres, puedo sentir el amor que el pueblo siente hacia ellos, un amor que les hace vencer todas las dificultades de una arquitectura avanzada a su tiempo. Quizás se lo han hecho saber los dioses, quizás fuera eso su destino.
Uxa

1 comentario:

azpeitia dijo...

La imagen de PETRA me fascina, acompañada de esas hermosas palabras...Petra siempre me ha parecido un milagro...Eres exquisita...un beso de azpeitia