Puertas abiertas
mariposas en vuelo
buscan noticias.

sábado, 28 de enero de 2012

Ahí, donde sea que estés

Nefertiti


"Cuando la necesidad nos arranca palabras sinceras,
cae la máscara y aparece el hombre".
Lucrecio


En contra de lo que Epicúreo nos enseña, yo sí temo a la muerte, pero no es mi propia desaparición a lo que tengo miedo, sino a la soledad que provoca la ausencia del que parte.

Las noticias que llegaron de la peninsula han hecho extremecer la tierra donde piso y, al mismo tiempo, mis sentimientos perdían el equilibrio que gozaban, al romper la continuidad de mis sueños. Todos aquí tenemos nuestros días ensombrecidos ante la posible llegada de lo inevitable: que RA trace los límites de tu existencia, y te haga empezar el viaje al Más Allá. Quizás tu frecuente contacto con tan diversos pueblos, olvidando tus propias creencias, ha provocado el enojo de nuestros Dioses. Agradece los cuidados que recibes, pero no desentiendas lo que te inculcaron aquí. Esta dualidad te ayudará también a mantener intactos los tres hilos dorados de tu naturaleza espiritual. Para reforzarla, podrías recurrir a la protección del árbol, esencia de vida. Según los druídas cada hombre o mujer lleva uno en su interior, para alimentar el deseo de hacerse mejor. Es el protector de lo material y de la espiritualidad, en estrecha relación entre el cielo y la tierra.


Yo tampoco sé lo que nos depara el futuro. Eres hombre libre, pero con el corazón conquistado por el sueño que has querido vivir. Eres hombre de espíritu indomable y solitario, y ahora será necesario que los Dioses te sigan siendo magnánimos, y alivien tu dolor. De nada servirá que pidas protección a la Divinidad Innominada, pues sólo es RA quien puede disponer tu Eterno Retorno. No hay nada que pueda detener el tiempo.


Aún no ha florecido el loto en el estanque de mi jardín, pero no voy a esperar al comienzo del verano para tomar una decisión. Mi padre ya sigue el camino que le dictó Oxiris, y embarcó para el Horizonte. Yo ya tengo todo preparado para partir hacia cualquier frontera, de cualquier sitio, de cualquiera que sea la dimensión. Como ya decía, no sé que será lo que me deparará el Destino. Ahora estoy verdaderamente sola aquí.


UXA …. en camino.

marzo 2004

6 comentarios:

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Pilar:

El futuro en impredecible, por eso es mejor vivir el día a día, ayer ya es pasado, hoy es presente y mañana será otra vez presente.

Abrazos.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Sentir la ida por la desaparición del ser querido es más importante que la propia marcha.
Temer el fin de la lucha cotidiana contra el tiempo, tan impredecible como inexorable, es característica propia de humanos.
Pero, temer el futuro porque no existe presente y el pasado se ha roto en mil pedazos, es una sinrazón de quienes construyen, aparentementge, la cotidiana existencia de miles de conciudadanos que expresan sin respuesta una pregunta tan racional como humana: ¿podemos vivir en paz?
Uxa, que las fuerzas cosmológicas te ayuden a sobrellevar este viaje que supuestamente quieres emprender. Es posible que se produzca antes de tu partida una convulsión, un grito de libertad, que ayude a tu vida y a la de tus seres queridos.

Un fuerte abrazo, Pilar.

Emilio Manuel dijo...

Yo ya tengo todo preparado para partir hacia cualquier frontera, de cualquier sitio, de cualquiera que sea la dimensión. Como ya decía, no sé que será lo que me deparará el Destino. Ahora estoy verdaderamente sola aquí.

Esto último es lo que no me gusta de todo lo que manifiestas ¿porqué tiene que estar uno solo? vivimos el momento de la mejor manera posible, solos o acompañados.

Un abrazo.

Javier Martinez V. dijo...

En tus escritos siempre suelo encontrar frases que me llevan a una profunda reflexión, esta vez fué: "Eres hombre libre, pero con el corazón conquistado por el sueño que has querido vivir"; sí, eso es la muerte.

Recibe un gran abrazo.

siroco dijo...

Como dice mi amigo Antonio Abad en su novela "Quebdani" siempre habrá en nuestra memoria una palabra o una imagen que es como un espejo.

Hermoso texto Pilar.

EVA MAGALLANES dijo...

Hola Pilar, es cierto, como tú, temo más a la muerte de los y las que amo que a la propia. Y claro la vida nos regala el ego. La muerte lo diluye. Como siempre apreciada Pilar, estamos conectadas. Siento que situar a la muerte en la conversación, enfrentar los miedos y ver lo que el miedo nos impide ver, es urgente tarea hoy en día.
Un gran abrazo y gracias por estar cerca!