Puertas abiertas
mariposas en vuelo
buscan noticias.

domingo, 13 de marzo de 2011

Este no es el sueño de Tahrir


(foto:wikipedia)


Tardaron tanto tus noticias que temí tu olvido, pero mayor es el temor de los que viven aquí ante el silencio de los que se decían comprometidos con su suerte. Desde todos los rincones les llegó un lenguaje preocupado por las situaciones cotidianas, voces hermanas con imágenes de solidaridad. Sin embargo, sólo han sido palabras débiles, sin eco y sin acentos, y nadie se ha declarado en disponibilidad absoluta para evitar la tragedia. El pueblo necesita ayuda. Yo temo por él, por las mujeres y los niños, por los que arriesgan su vida con una valentía que desasosiega y admira. Esta mañana se están intensificando los combates. El peligro viene del cielo, ciudades han quedado destruidas, hay muertos y heridos y muchos son los que huyen. El regente ha recobrado enclaves y ha prometido que enterrará a todos los que se sublevaron a su poder. Este es un caos en el que ni Eurínome sabría poner paz.

Cómo no voy a estar preocupada, Belit-Seri; éste no es el sueño de Tahrir. Conoces poco estas tierras de los bereberes y de los tuareg -hombres azules del desierto- altos y de hermosas facciones; una tierra de escasa lluvia, de oasis con palmeras, olivos y naranjos. Sí, no conoces bien estas tierra y culpas a los hados que te mantienen lejos de ella. Belit, ¿desde cuándo te dejas imponer otra voluntad? No creo que eso sea tu destino, como tampoco creo que un simple aleteo de una mariposa pueda provocar un cambio en la tragedia que se vive aquí. No tardaremos en saberlo.

Uxa

4 comentarios:

ANTONIO CAMPILLO dijo...

No, este no es el sueño de Tahrir.
Creía que las promesas de faraones bajitos, de otros lugares lejanos, iban a ayudar a un pueblo castigado y martirizado.
No es así. Y además, la innoble y desigual batalla los está aniquilando.
El falso faraón no sólo dejará caer su espada, llameante de fuego y muerte, sobre el pueblo indefenso, sino que la represión se vaticina implacable.
¿Para qué querrá el oro dorado que obtiene de los putrefactos charcos de lodo negro y envenenado del desierto?
Tristes momentos, Pilar.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Amigo Tahrir, países allende los mares, cuando el falso faraón está acabando su baño en sangre de inocentes, después de esperar y esperar sin ningún pudor, están haciendo sonar con fuerza las mazas contra sus escudos.
Son los tambores de una guerra absurda.
Ahora, cuando ya los torrentes de protestas se han convertido en ríos de maldad.
Ahora, cuando su poder de destrucción debió prevalecer sobre la aniquilación de inocentes.
¿Cuál es su interés, Tahrir?
Sin saberlo, nunca será libre el pueblo.
Cuando lo sepamos tus vecinos estarán liberados.

Víctor Manuel Guzmán dijo...

Los ciclos de la historia tienen una constante. Nuevamente el imperio, hoy llmado Estados Unidos quiere expandir sus garras y apoderarse de las riquezas de su suelo, en este caso el petroleo. Por eso es la intervención en Libia. No dejemos ser presa de la manipulación de los grandes medios de desinformación. Actúemes con reflexión para no volver caer en la misma campaña mediática del derrocamiento de Sadam Husein.

Es inaceptable, y los mismos países de siempre. Acaso no aprendimos nada del caso de Irak, como nos engañaron, la interferencia, cuántos millones de muertos ha costado eso. ¿Cómo puede la humanidad caer en los mismos errores.

Pilar Moreno Wallace dijo...

Antonio y Victor M.

gracias por dedicar tiempo a mi blog, por vuestras lecturas y la generosidad en los comentarios.
Un abrazo.