Puertas abiertas
mariposas en vuelo
buscan noticias.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Itaca


Imagen: wikipedia

Llegaron en caballos de hierro arrojando fuego sobre el ejército del faraón. Pero los dioses no se rinden y profetizan que seguirán luchando hasta la muerte. Después de aquellos días iniciales de alborozo y libertades largamente anheladas, se ha desmembrado la poesía en amenazas y feroces auspicios. Crece el grito de una estirpe castigada con la dictatorial gramática de un regente que ya ha prometido la completa oscuridad. No necesitará de ningún Teresias para recuperar su Itaca; el reino está sometido a una voluntad inabordable y el pueblo aún no ha encontrado ninguna lanza envenenada. Zeus deberá incrementar su castigo para evitar que siga siendo ese desatinado Odiseo el que tenga el poder.

Nada es como debería ser, Belit-Seri. Se necesita ayuda, pero no otros dioses que pidan nuevas ofrendas. Se carece de todo, de una primavera germinada de frutos, de sueños para esta ciudad desesperada, de ternura para alimentar sus raices, de días y de noches plenas de amor y de sinceridad. Hay un pulso entre los que conocen el sabor amargo de la angustia y los que siguen empeñados en dar hasta su ultima gota de sangre por quien se sabe todavía su faraón. Es el fanatismo, enfrentado a normas e ideales apenas musitados, que rompe con todas las conciencias.

Belit, también para mí la ausencia de tus noticias va levantando un cerco de soledad y borra los recuerdos. Trato de rescatar del olvido tu imagen y el sonido de tu voz, de recuperar la gramática que nos identifica. El estruendo de la guerra aleja la palabra y hace tu nombre irreconocible. La palabra, como instrumento con fuerza suficiente para construir o destruir las relaciones humanas. Quizás es ella lo necesario, no para alcanzar lo imposible, sino para despertar las conciencias de quienes la robaron, pues no olvidemos que, según los sabios aconsejan, no debemos separar el corazón de la lengua.

Uxa

4 comentarios:

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Los ladrones que robaron las conciencias nunca las devolverán.
Por ello, el sabor amargo de la angustia es mayor. Sin conciencia no pueden ser seres humanos. Sin conciencia no pueden vivir.
Los días y noches plenas de amor y sinceridad tardarán en llegar, con el faraón actual o con los posibles nuevos vencedores del horror desencadenado.
Acabo de escuchar que el puerto de la ciudad-refugio del pueblo ha caído en manos del fanatismo irracional.
¿Cuál será el fin de esta barbarie? ¿A quién beneficiará?

Marila dijo...

Querida Pilorcia, hacía tiempo que no entraba en tu blog, me has dejado "flipada" que diría alguno de nuestros jóvenes.
Tendré que entrar más a menudo pues quiero leerlo todo, todo y todo.
Un abrazo muy fuerte y mil felicitaciones.
Marila

Ŧirєηzє dijo...

vAYA...QUE SORPRESA...
MINI-LITERATURA DE BUENA CALIDAD EN EL UNIVERSO BLOGGUER...
ME HA ENCANTADO LEERTE...
ESCRIBES GENIAL...
OJALA MUCHA MAS GENTE PUEDA SABER DE TI Y DISFRUTAR DE TUS TEXTOS...
(Perdon por las mayusculas, salieron sin quererr)...

un abrazo

EVA MAGALLANES dijo...

Pilar... pareciera que Itaca y sus vicisitudes se repite y se repite hasta nuestros días y "nada es como debería ser". Ni todos los castigos de Zeus han podido contra el impulso autodestructivo del ser humano.
Bueno ¡aún nos queda el Arte!
Muchos cariños para ti!